La copia de seguridad en SaaS

Desde 2013, la mayor parte de los trabajos realizados por especialistas en informática giran en torno a las infraestructuras IT en las aéreas de almacenamiento, copia de seguridad y archivado. El motivo es que los usuarios se enfrentan a estos tres problemas relativos a la insuficiencia del espacio de almacenamiento. De hecho, un error involuntario o una falta de control en estos conceptos básicos de la informática pueden suponer una gran pérdida de información que podría ser irrecuperable. Además, los consumidores y las empresas corren el riesgo de no poder reproducir la información necesaria para la buena marcha de sus actividades.

Afortunadamente, los responsables de IT han podido detectar a tiempo estas preocupaciones comunes a todos los usuarios. Por lo tanto, están a pie de obra para solucionar estos problemas utilizando los servicios de empresas externas. En el caso particular de la copia de seguridad en modo SaaS, la infraestructura IT consiste en la replicación en un servidor externo de toda la información y contenidos electrónicos, en especial la información más sensible. De hecho, se trata de ponerlos a salvo asegurándose bien de poder restaurarlos en caso de que se produzca un mal funcionamiento en su lugar de origen.

El personal informático (ingenieros, técnicos, jefes de proyecto o administradores de bases de datos) ha reforzado, entre otros, la protección del puesto de trabajo, la seguridad perimetral y las herramientas de filtrado para luchar contra las amenazas externas. En el lado interno, una multitud de servidores, aplicaciones, equipos de red y de seguridad son los encargados de reducir las preocupaciones. En cualquier caso, la copia de seguridad en modo SaaS es a priori la primera etapa a realizar dentro del marco de un DRP y BCP (Disaster Recovery Plan y Business Continuity Plan).

 

DRP y BCP, ¿cuáles son sus diferencias?

Actualmente, todas las empresas dependen de su sistema informático por lo que el más mínimo desastre o fallo en los sistemas puede ser fatal para la actividad de la empresa. No es de extrañar que numerosas empresas de todos los tamaños pongan en práctica un plan de continuidad del negocio BCP o un plan de recuperación ante desastres DRP. Estos dos términos tienen cada uno sus propias particularidades y responden a objetivos bien distintos.

El BCP está orientado a garantizar la disponibilidad de las actividades más importantes de la empresa, define y pone en marcha un conjunto de procedimientos, arquitecturas y recursos con el fin de evitar tales interrupciones. Su principal misión es asegurar la disponibilidad continua de las infraestructuras informáticas como las redes, los centros de datos, los servidores y el almacenamiento, el BCP garantiza a los usuarios un servicio informático sin interrupciones. Además, un BCP generalmente se divide en dos componentes, el PCI (Plan de Continuidad Informático, orientado al sistema de información) y el PCO (Plan de Continuidad Operacional, orientado a la actividad de la empresa).

En cambio el DRP está orientado a la reconstrucción de la infraestructura informática y las aplicaciones estratégicas de la empresa. El DRP utiliza un plan de copias de seguridad que garantiza en caso de siniestro o incidente, la puesta en funcionamiento de la empresa, lo que reduce las consecuencias financieras. En función de las necesidades y del presupuesto de una empresa, un DRP se basa en numerosas estrategias que permiten recobrar la actividad en el menor tiempo posible. Es por ello, que la puesta en servicio de un DRP se determina en función de las probabilidades de riesgo, sus efectos y de la eficacia de los servicios involucrados. Entre las medidas que pueden definirse en el marco de un DRP se encuentran las copias de seguridad y los sistemas redundantes.

El Plan de Recuperación ante Desastres en la nube

Actualmente la nube forma parte del entorno profesional. Su integración en la empresa es un hecho con la evolución tecnológica que ha permitido el trabajo colaborativo y la movilidad. En el marco de un Plan de Recuperación ante Desastres, la nube se convierte en el último eslabón de la cadena para recuperar la actividad después de un desastre mayor. La nube privada se ha convertido en una solución adoptada por las empresas para proteger el sistema informático. De hecho, la nube se impone como solución para establecer un DRP para preservar el servicio informático, pese a que ello suponga la externalización de la información, el objetivo es de asegurar un plan de recuperación de la actividad rápido y eficaz tras un siniestro.

La mejor alternativa para la recuperación rápida de la actividad y para limitar los costes

Hoy en día, no se contempla un sistema informático sin un Plan de Recuperación ante Desastres. Numerosos Directores de Informática indican que un DRP en la nube es la única forma de asegurar una recuperación rápida tras un siniestro así como limitar los costes del mismo. Sin embargo, no todas las aplicaciones deben alojarse en la nube pública por motivos de seguridad. De hecho, las aplicaciones críticas deben estar alojadas en un sitio mucho mas seguro. Lo mejor es solicitar un espacio dedicado para este tipo de aplicación en lugar de compartir el espacio de almacenamiento con otros clientes. El DRP en la nube agrupa diferentes soluciones repartidas en tres categorías:

  • El modelo DRaaS (Disaster Recovery as a Service) que asegura una replicación de la información y una disminución de costes. Este modelo se ha desarrollado mucho en los Estados Unidos en los últimos 2 años.
  • El modelo con varios proveedores para construir, combinar y gestionar un DRP.
  • El modelo de nube hacia nube con uno o varios proveedores.

¿Por qué un backup online es esencial en un DRP?

El plan de recuperación ante desastres es un sistema muy completo para paliar los posibles desastres informáticos. Los desastres naturales, los errores de manipulación, los fallos en el hardware y los virus representan verdaderas amenazas para los sistemas informáticos. Es por ello que la elaboración de un DRP debe incluir un backup online con el que asegurar la salvaguarda de los ficheros pues la multiplicación de riesgos obliga a las empresas a utilizar herramientas capaces de prevenir problemas informáticos y de gestionarlos cuando suceden. Las copias de seguridad permiten proteger la información pero según un estudio reciente, sólo el 27% de las PYMES interrogadas piensan que las medidas empleadas son suficientes. Cerca de la mitad admiten haber perdido parte de su información y el 70% de ellas han sido incapaces de recuperarla. Muchas empresas nunca han probado el backup antes de necesitarlo y algunas de ellas se quejan de la lentitud del mismo, obligándolas a interrumpirlo.

Funcionamiento de un backup online en un DRP

El backup online de un DRP permite almacenar el conjunto del sistema informático o solo una parte de sus aplicaciones en una plataforma remota. En otras palabras, los ficheros almacenados localmente en un ordenador están centralizados en un lugar seguro. En caso de una interrupción del servicio informático, el usuario simplemente tiene que iniciar sesión para acceder a sus datos y reanudar su actividad. Esta copia de seguridad centralizada proporciona ahorros en tiempo y soporte técnico y, por lo tanto, dinero para las empresas que, cada vez mas, adoptan un DRP.

Hélène Toutchkov

Hélène Toutchkov
Content Manager

Oodrive, el socio de confianza para la gestión de datos sensibles

Saber más Contacte con nosotros